RSS

Archivos Mensuales: agosto 2015

Wimbledon merecido para Djokovic


Aunque el tenis que mostró el número uno del mundo alrededor de las dos semanas no fue extraordinario, fue constante y muy bueno, sin casi altibajos, siendo una pared desde el fondo de la cancha. Esto se evidenció sobre todo en la final, cuando Federer, en una de sus mejores versiones, no encontraba forma de ganarle cada punto.

Federer, el llamado mejor de la historia, llegaba siendo un poquito más favorito que Djokovic a la final, por el gran tenis que había mostrado en el torneo, por cómo le había ganado en semifinales a Murray. Porque su saque estaba siendo letal (sólo le habían quebrado una vez en el torneo, en apenas cuatro oportunidades) y también porque Novak no venía deslumbrando como en otras ocasiones.

El partido contra Murray, previo al enfrentamiento al número uno del mundo, fue grandioso. El mismo Andy Roddick, al que Federer le hizo 50 aces en la final de 2009, admitió que nunca antes había visto al suizo sacar tan bien. Su porcentaje de primeros saques y, en especial, de puntos ganados con este, fue asombroso. Pese a que Murray también mostró un tenis maravilloso, a Federer le bastó un quiebre en cada set para avanzar a la final, en un partido que fácilmente pudo haberse ido a cinco sets, pero que la precisión y carácter de Federer en los puntos más importantes del partido impidieron.

En este partido hubo un game, cuando Murray sacaba 4-5 en el segundo set, que los narradores de ESPN catalogaron como el que probablemente será el mejor del año. Con una cantidad absurda de “deuces”, jugando cada punto como si fuera el fin del mundo si se cada uno lo perdía, con varios “set points” para Federer que Murray salvó, con muchas oportunidades para el escocés de igualar parcialmente el set, que por una u otra razón no lograba conseguir. También el público ayudó mucho: cada punto era gritado por los aficionados como un triunfo, porque en prácticamente todos los puntos hubo peloteos, passings, globos, winners, o errores no forzados que salían por centímetros. Y claro, jugando el favorito de la afición británica, Murray, contra el llamado “local en todo el mundo”, Federer, toda la gente que estaba en el estadio gritaba, vitoreaba o aplaudía punto tras punto.

Ahora bien, el cuadro de Djokovic en teoría no era tan complicado. Pasando en sets corridos contra un inestable Kohlschreiber, un cansado Nieminem y un errado Tomic, al número uno le tocó enfrentarse al que hasta el momento parecía el rival más complicado: Anderson. Y lo fue. Muchos pensaron que a Djokovic se le iba a quedar la defensa del título en octavos, cuando perdía dos sets a cero contra el sudafricano, que hasta ese momento era intratable. Pero Nole sacó una gran fuerza y una voluntad enorme para empatar el partido antes de que la lluvia llegara. Al otro día salió a batallar con todo lo que tenía, y aunque Anderson llegó jugando como lo había hecho al comienzo del partido, no fue suficiente para vencer al serbio.

Tras esto Djokovic pasó sin demasiados problemas a la final tras ganarle en tres sets a Cilic y a Gasquet, que no opusieron la resistencia que se esperaba. El partido contra Anderson signifió mucho para Nole, puesto que al darse cuenta de que había estado muy cerca de quedar eliminado, subió el nivel y fue de menos a más hasta la final, donde no le dejó nada de margen de error a Federer.

Es cierto que en la final Federer no sacó tan bien como lo había hecho contra Murray en las semifinales y que titubeó más de lo acostumbrado, pero el juego de Djokovic fue muy bueno. Federer necesitaba de genialidades para ganar los puntos, porque de lo contrario era casi imposible que Nole errara. Esto hizo que Federer tuviera hartos errores no forzados. Otro factor en la victoria del serbio fue que al suizo no se le presentaron muchas oportunidades de subir a la red, cosa que en el resto del torneo había sido un punto importante para las victorias del mejor de la historia.

Fue un merecido Wimbledon para Djokovic, por su regularidad durante todo el torneo, por sus subida de nivel al cambiar de semana, por sus muchos tiros ganadores y pocos errores no forzados, por su saque aunque no impresionante, constante. Porque fue, como lo ha venido siendo todo el año, el mejor del mundo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 1, 2015 en Uncategorized