RSS

Archivos Mensuales: agosto 2013

Reto de los 100 días de Cine. Día 50. La mejor película colombiana.


caracol

Aunque no haya visto demasiado cine colombiano, he visto varias cosas que me han llamado la atención. En cine no he visto muchas, más bien, pocas, pues la mayoría las he visto en DVD en mi casa. La película que escogí, La estrategia del caracol, es una que efectivamente vi en mi casa.

La historia es acerca de un abogado, quien está intentando ayudar a unos tipos a los que les van a quitar la casa donde han vivido toda su vida, defendiéndolos para que se queden, o por lo menos para postergar su salida de la casa. Haciendo todo tipo de trampas y engaños logran armar un plan para mudarse.

La película me parece muy divertida y entretenida, además de muy bien contada. Me gusta bastante como muestran la vida de todos los de la casa, pues es gente muy distinta unida trabajando por un mismo propósito.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 29, 2013 en Uncategorized

 

Crónica del viaje a Europa


El sábado 8 de junio del presente año viajé con mi mamá y Diego por Avianca en un vuelo directo a Madrid. Llegamos a casa de Ángeles, una señora muy querida, amiga de mi mamá, la cual nos hospedó por toda la semana.

mad

Ahí mismo, empezó la deliciosa comida, comí queso gorgonzola, de tetilla y manchego, además de deliciosos jamones.

 

 

 

 

En Madrid intentamos hacerlo todo, nos recorrimos la ciudad de norte a sur y de sur a norte, viendo distintas cosas que me llamaron la atención como la Plaza de Cibeles, la Puerta de Alcalá, la Plaza de Neptuno, el Templo Debod, el Parque del Retiro y la Oficina de correos, esta última me impresionó por su tamaña, enorme, y su muy bonita arquitectura. También fuimos a los museos Reina Sofía, Prado y Santiago Bernabéu (el del Real
BernabéuMadrid, mi favorito de los tres). En los dos primeros museos me

impresionaron mucho el Guernica, Las meninas, El jardín de las delicias, Saturno devorando a sus hijos y el


En Madrid también conocí a varios de los amigos de mi mamá y todos me parecieron agradables, en especial Carlos Galilea y “Vandalia”.
autorretrato de Durero, del cual compré una miniatura en lego. En el Bernabéu me gustó, además del propio estadio, ver los trofeos de la Liga de Campeones (Champions League) y ver la camiseta de Millos, ya que tenían una sala homenaje a Alfredo Di Stefano.

 

GuggenheimEl último día de Madrid alquilamos un carro y salimos madrugados al otro día hacia Bilbao. En el camino paramos en Burgos a desayunar, y vimos la enorme catedral de Burgos, la cual me impactó bastante, pues cada detalle era espectacular. Seguimos y llegamos a Bilbao, donde parábamos sólo a ver el museo del Guggenheim y a almorzar. El Guggenheim como edificio me fascinó, ya que era loquísimo y tenía un color muy bonito. Pero por dentro no me movió casi, pues había pocas obras que llamaran la atención. Al final de la tarde seguimos hacia San Sebastián, parando primero en Zarautz, un veraneadero bastante gomelo donde me metí ligeramente al mar, pues ya eran como las diez de la noche y se estaba oscureciendo.

 

Llegamos a San Sebastián a donde Juan Miguel, un amigo bastante querido y chistoso de mi mamá, con el cual nos habíamos encontrado en Bilbao.

Al otro día Juan Miguel nos dio una buena vuelta por San Sebastián, y  quedé enamorado de la ciudad, porque a un lado tenía el mar, y al otro, una arquitectura Art Nouveau preciosa. En San Sebastián montamos en teleférico, en velero para ir a una bonita isla y caminamos mucho.

Al día siguiente, en el carro, con Juan Miguel, dimos una pequeña vuelta por el País Vasco, pasando por Fuenterrabía, Hendaya, St. Jean de Luz y Biarritz, estos últimos franceses fueron los que más me gustaron. En Hendaya se suponía que debíamos tomar un tren hacia París a las siete de la tarde, pero llegamos a la estación a las 7:03 y lo perdimos. Como no era un tren de alta velocidad y además daba una vuelta larga por el País Vasco francés, nos fuimos en un taxi hasta otro pueblo relativamente cercano, donde alcanzamos al tren. Era un tren nocturno, así que dormimos toda la noche en el tren, y llegamos perfectos a las 7:30 de la mañana a París.

En París estuvimos cinco días, hospedándonos donde Rabí, un francés de ascendencia tunecina que vivía a las afueras de la ciudad, al cual conocimos por una red de internet llamada Couch Surfing, que consiste en hospedar y ser hospedado por gente de muchos lugares del mundo sin pagar.

 

ParísEn París fuimos a la Torre Eiffel, y mi mamá y yo subimos a pie y vimos la hermosa vista de la ciudad. También tuvimos una vista bella cuando subimos en teleférico a Mont-Matre, en donde entramos a la iglesia y recorrimos una parte de un barrio tranquilo y bonito. Además en París caminamos por los Campos Elíseos, también por los Campos de Marte y recorrimos una parte amplia de París, conociendo barrios bonitos como Saint-German. Además fuimos a ver los barrios Art Nouveau y Art Deco, el segundo no me emocionó.

También en París estuvimos en tres museos, el Louvre, el Musée d’Orsey y el Pompidou (Beaubourg) y los tres me encantaron. El Louvre tiene un poco de todo, pero en especial en este museo me gustaron el arte antiguo islámico y el de los antiguos griegos, además del museo como edificio. También me gustaron los espacios del museo, pues había pinturas majestuosas en el techo y tenía grandes columnas. Aunque la Mona Lisa me haya gustado, no fue de mis obras favoritas, esto también debido a que había hordas de gente alrededor y era muy difícil verla bien.

El d’Orsey es un museo de impresionistas que me encantó, pues me gusta mucho este tipo de arte. Entre los artistas que más me gustaron del museo están Monet, van Gogh, Rembrandt y Manet, entre otros.

Y el Pompidou me gustó porque tiene arte contemporáneo y prácticamente todo es muy chévere, puede que no me haya gustado mucho una obra en especial, pero me gustó todo. Entre lo que recuerdo, me gustó bastante un cubano de apellido Lam.

Además en París nos tocó la Fiesta de la Música, celebrada el día del solsticio de verano (21 de junio), que daba un ambiente muy rico, pues había muchos grupos y varios conciertos en medio de la calle. Este día vimos un grupo de danza libanesa, una banda de viejitos y otra de adolescentes, entre muchas otras cosas.

Volamos a Berlín, donde me quedé donde mi tío Juan, mientras que mi mamá y Diego se alojaban en otra parte.

 

BerlínCon Juan fuimos al museo Pérgamo, un museo que tiene dentro de un gran edificio todo el gran palacio de Pérgamo, y retrata la historia de la gran ciudad con mucha historia, desde el imperio persa, pasando por los griegos, cuando Magno conquisto todo el territorio de Asia Menor, y terminando con los romanos que pusieron esculturas y cabezas de sus reyes en él.

Recorrimos todo lo que pudimos de Berlín, pero es una ciudad muy dispersa y hay cosas increíbles por toda esta, así que nos faltó una buena parte por conocer. Entre lo que vimos está la Columna de la victoria o el Ángel de Berlín, la Puerta de Brandemburgo, la cual separaba a las dos Alemanias y al Checkpoint Charlie.

También fuimos a una exposición de arte, especialmente videos, la cual me pareció entretenida.

En Berlín comimos delicioso, y no sólo las famosas salchichas alemanas sino también comida de muchas partes del mundo, pues es una ciudad con una diversidad de culturas asombrosa, por eso es llamada ahora la capital del mundo o la capital europea, además de por su estilo moderno, decadente pero fascinante y rebelde.

Con Juan fuimos también a una fiesta “underground” con muchos artistas alternativos y muchas bandas sorprendentes.

VeneciaVolamos en la madrugada a Venecia y la intentamos recorrer toda en un día, pues la parte bonita es pequeña y lo único que nos faltó fue la clásica navegada en góndola.

Pero de resto, vimos todos los canales, los grandes y los pequeños, recorrimos los callejoncitos (lo que más me gustó) y visitamos la Plaza de San Marcos, una de las más hermosas del mundo.

 

Por la noche nos fuimos para Florencia en tren, pero este sólo tardó una hora y media. Llegamos a la casa de Pasquale, otro de Couch Surfing, y salimos a comer con él y con otra de Couch Surfing que también se estaba quedando en su casa. Comimos en una pizzería deliciosa.

DavidAl día siguiente fuimos al museo de la Academia y a la Galería Ufizzi. Allá vimos una de las obras que más me impactó y fascinó: el David de Miguel Ángel, una escultura de 5 metros con perfectas facciones y que muestra el ideal de belleza masculina. Además me gustaron los pintores Botticelli y Caravaggio. En Florencia también vi la iglesia que más me ha gustado en la vida: El Duomo. Tiene una cúpula impactante y un bonito color verde. Y en la noche tomamos un tren a Roma que tardó dos horas.

 

 

 

RomaEn Roma nos hospedamos en un Bed and Breakfast bastante agradable.

Al día siguiente recorrimos todo el lado del este del río Tíber, en donde vimos el espectacular Coliseo, el Foro, el Altar de la Patria y varias ruinas. Este lado me dejó extasiado, pues todo era de un tamaño monumental y con una arquitectura impresionante.

Y al otro día recorrimos la parte del oeste del Tíber, visitando el Vaticano, viendo la catedral de San Pedro y recorriendo varios barrios muy lindos.

 

BarcelonaY por último fuimos a Barcelona, donde nos quedamos en la casa de “Valdanito”, un amigo de Diego. En la ciudad vimos la Sagrada Familia, el Parque Güell, la Casa Batlló, a la que entramos, La Pedrera y el Estadio Olímpico. Además vimos caminamos por Las Ramblas y fuimos al barrio gótico. Y vimos también el museo Miró, con Juan Miguel, el cual viajó desde San Sebastián para regalarnos muchos libros y películas.

El último día viajamos en tren desde Barcelona hasta Madrid, almorzamos donde Ángeles y volamos de regresó a Bogotá.

 

Tomás Rodríguez E.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 22, 2013 en Uncategorized